¡¡Viva el golf olímpico!!… ¿o no?

Hace unos días leí una noticia en la cuenta que la cadena Cope tiene en Twitter para informar sobre los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro. Todo indica que el golf volverá a ser olímpico en la modalidad de medal play a 72 hoyos y que se establecerá un corte una vez disputados los 54 hoyos correspondientes a tres jornadas.

Me temo que estamos desperdiciando una oportunidad de oro. ¿Quiénes van a ver golf olímpico en televisión? Los de siempre, los mismos que vemos cualquier otro torneo importante como los 4 grandes. Tenemos la posibilidad de mostrar nuestro deporte a una audiencia importante, ávida de cualquier deporte en esas fechas, y optamos por olvidar la modalidad más apasionante: el match play.

Rio 2016, ¿oportunidad perdida?

 

Hagamos un ejercicio de empatía. Para ello, extrapolaré lo que siento yo al ver otros deportes minoritarios en televisión. El año pasado, durante las retransmisiones de los Juegos Olímpicos disputados en Londres, me sorprendí a mí mismo viendo tiro con arco femenino. Así, a lo loco. Sólo he practicado tiro con arco una vez en mi vida. Fue  durante unas vacaciones, hace ya muchos años, en un hotel que ofrecía actividades deportivas. Lo probé atinando en el centro de la diana a la primera, fruto de una alineación planetaria importante. El segundo tiro puso en peligro mi integridad física, ya que la cuerda del arco atacó el pulgar de mi mano derecha de forma sorpresiva. El dolor se prolongó durante días.

Con esta pequeña anécdota pretendo expresar que mi acercamiento a esta disciplina es nulo, pero ahí estaba yo, sentado, viendo competir a dos equipos femeninos. Y no sólo eso, además lo comentaba por WhatsApp con mi amigo madrileño Miguel Belsol. Dada nuestra ignorancia sobre ese deporte, nuestros favoritismos tenían poco que ver con la pericia de las jugadoras y mucho con su aspecto físico, cuestión que no agradará a los responsables de esa disciplina, pero que hizo que viéramos la competición. Todo muy excéntrico y a la vez muy divertido.

Al fin y al cabo todo sirve para atraer futuros practicantes y, aunque no ha servido para que me inicie en ese deporte, no lo rechazaré de pleno si tengo oportunidad de intentarlo. Eso mismo procuraría buscar yo para el golf, un mínimo gancho.

Reflexionando sobre los motivos que me llevaron a permanecer frente a la pantalla, llego a la conclusión de que se debió a que era un deporte ágil, competitivo y ameno; todo ello unido a disfrutar de cierto tiempo libre esos días de verano, y a que no duraba demasiado, por lo que me quedé hasta la conclusión de la competición.

En contraposición a ello, los responsables de nuestro deporte han optado por una competición individual a cuatro días, dejando de lado la fórmula del enfrentamiento directo, que, bajo mi punto de vista, sería la mejor. Es obvio que manejan más y mejor información que yo para tomar esa decisión, pero no la comparto.

Hay un motivo primordial que me lleva a disentir de esa resolución: nadie que no se haya iniciado en el golf lo verá más de media hora. Por el contrario, si se optara por un match-play por países, intentando transmitir parte de la emoción de la Ryder Cup, las probabilidades de atraer espectadores serían mayores. Reconozco que el golf no es demasiado televisivo para quien no lo practica. La única competición que logra captar cierto nivel de atención de personas ajenas a nuestro deporte es el enfrentamiento de EE UU contra Europa. Pienso en muchos amigos míos no golfistas que ven mucho deporte en la televisión durante unos Juegos Olímpicos y no creo que dedicasen mucho tiempo a ver golf habiendo otros deportes que transmiten más emoción.

Poulter dando espectáculo. Necesitamos más “Poulters”

 

Para luchar por atraer más televidentes, además de optar por el formato vistoso de una Ryder, habría que intentar que el ambiente sea similar. Hay que lograr que no parezca un funeral de tercera, sino que haya gritos de ánimo, ondear de banderas y conseguir una atmósfera de pasión. Si para ello se debe permitir que el golfista golpee la bola aunque haya ruido y vítores, así sea. Al fin y al cabo, las condiciones serán idénticas para todos los deportistas, y sorprenderíamos al resto del universo deportivo mostrando un juego no tan soso como ellos pensaban.

Todos estos razonamientos me llevan a reflexionar sobre algo más importante: ¿Realmente necesita el golf ser olímpico? Para ser sincero, tras la lógica alegría de saber que el golf estaría presente en Rio 2016, me lo he planteado muchas veces. Sobre todo desde un punto de vista egoísta, el del golf español. Conforme conozco más detalles sobre la presencia olímpica en Brasil, más dudas me surgen. Dejando a un lado las jugosas subvenciones que probablemente reciba la RFEG por parte del CSD, bajo las circunstancias actuales me cuesta encontrar claras ventajas. Creo que debemos revolucionar de una vez por todas el golf desde ese magnífico escaparate. Entonces sí creeré que el golf habrá necesitado formar parte del invento concebido por el Barón Pierre de Coubertin.

¡¡Revolución en el golf televisado, ya!! Mostremos al mundo qué maravilloso espectáculo puede ser el golf en un envoltorio mucho más atractivo.

 

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Torneos, Valores. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a ¡¡Viva el golf olímpico!!… ¿o no?

  1. Cándido dijo:

    Hola:
    Me gustaría decir que no me gusta la propuesta para darle un poco de aliciente al debate pero tengo que reconocer que tu propuesta es muy BUENA.
    Quizás sería interesante hacer,como en el tenis,una competición individual y otra por equipos.Siempre match play e incluso con cruces como en otros deportes.
    Sigue machacando con este tema que es muy bueno.
    Saludos

  2. ignasse dijo:

    Estoy completamente de acuerdo con Javier,creo que el match play es mucho más atractivo y más fácil su seguimiento y su retransmisión.Pero el problema es el tiempo que requiere y con el calendario tan apretado que tienen las primeras espadas y teniendo en cuenta que para ellos las olimpiadas no va a dejar de ser un torneo menor,no les veo compitiendo durante más de cuatro días .Parece que lo más lógico sería que jugaran dos días medal,se clasificaran los dieciseís mejores y se fueran eliminado durante otros dos días a match.

    Hablando ya del otro tema,parece dogma de fe el pensar que la evolución de un deporte va inexorablemente de la mano de los éxitos deportivos y del caso que los medios hacen de este deporte.Yo sigo pensando que si no existiera la televisión toda la sociedad practicaría mucho más deporte.

    Ej.:El deporte de raqueta que más ha crecido en los últimos años:el tenis de mesa.Y eso a pesar de Rafa Nadal.
    Ej.:Tecleo por curiosidad “Tiro con arco” y me encuentro con que sólo en mi provincia,Cádiz,hay seis clubes dedicados a este deporte considerado por los medios y por lo tanto por todos nosotros una excentricidad.

    Creo sinceramente,siguiendo la estela de lo que comenta Ovidio,que lo que hoy en día hace que un deporte evolucione,en el sentido amateur del término,es su fácil acceso para la mayoría,y el golf tiene ahí su talón de Aquiles,como no puede ser de otra manera teniendo en cuenta las instalaciones que requiere.

    Yo le veo futuro al golf,sobre todo porque se puede practicar a cualquier edad,la sociedad empuja hacia una vida más saludable y el golf lo es ,siempre que se practique andando,sólo hacen falta más campos y canchas,digamos sencillos,naturales o rústicos,que por sus costes sean también más baratos.Tiempo al tiempo.

    Un abrazo.

  3. QuiqueLang dijo:

    Buenas…también estoy de acuerdo en tu análisis. Me pregunto como Porishead si la decisión es ya definitiva. Si no lo es, a parte de esta entrada proponiendo alternativas, se podrían escribir cartas a todos los estamentos posibles, en nombre de jugadores, de asociaciones, clubes…etcétera….quizá alguna llegue a Royal and Ancient y remueva alguna conciencia en el futuro….horizonte Madrid 2020….un abrazo

  4. @TFBlaster dijo:

    Perdón, publiqué demasiado rápido. Decía que hasta que no cueste eso, no seremos capaces de tener un deporte verdaderamente popular.

    Javi, de nuevo enhorabuena por el blog.

  5. @TFBlaster dijo:

    Por partes:

    1.- Felicidades por el artículo. Estoy de acuerdo contigo. Desde que conocí la modalidad supe que no iba a atraer tantos espectadores como se pensaba.

    2.- Estoy de acuerdo también con el resto de comentarios. Sobre todo por lo que dice Ovidio. Lo ilustraría con una frase del Silencio de los Corderos adaptada: envidiamos lo que conocemos y vemos todos los días. En golf hasta que no tengamos campos verdaderamente públicos en los que jugar cueste lo mismo que ir al cine (vale, con refresco y palomitas)

  6. Porishead dijo:

    Abusando un poco de vuestros conocimientos, ¿quien ha tomado esta decisión?,¿es definitiva?,¿que sentido tiene hacer un corte el tercer día?

  7. Jorge Bultó dijo:

    Has dado en el clavo, Javier. ¿Qué mueve a las grandes masas en el deporte? La pasión.

    La pasión nos hace sentarnos frente a la TV cada fin de semana para ver a nuestro equipo jugando La Liga, pensemos en la pasión de vivir un buen partido de baloncesto…

    ¿Cual es la modalidad más apasionante del golf? Obviamente, el Match Play, y como ilustras en tu post, hay un abanderado de esa modalidad de juego, Mr. Ian James Poulter, un tipo que vive de la adrenalina en un deporte supuestamente soso, un tipo que rompió los moldes de algunas polvorientas etiquetas mientras provocaba al personal en el tee del 1 de Medinah, haciendo que le chillasen y pitasen más y más hasta pegar la bola en pleno frenesí de su orgullo y del público americano.

    Al señor Poulter le nombraría embajador #1 del golf, sobre todo en España, ya que estamos supeditados por una autoridad anquilosada, carca y carente tanto de ilusión como de ideas. Apuesto que IJP habría elegido esa modalidad.

    Si se puede silbar al tirar un penalti, abuchear hasta perder el aliento ante un tiro libre o gritar olé en una plaza de toros, ¿por qué no puede haber pasión en el golf?

    Un abrazo a tod@s.

  8. Sin duda el “golf olímpico” es motivo de alegría para todos los aficionados al golf, por el simple hecho de poder ver golf en abierto.

    Otra cuestión es si podrá servir la inclusión del golf olímpico como revulsivo al incremento de adeptos. Sin duda dependerá de lo cercano, accesible e interesante que lo hagan los comentaristas.
    El año pasado la segunda cadena autonómica de Andalucía, (Cana Sur 2) retransmitió en abierto el Open de España Masculino y fue súper llamativo experimentar la repercusión que tuvo, la cantidad de espectadores que preguntaban y el bien que hizo al golf esas pocas horas de televisión en abierto ( http://www.golfparatodos.es/blog/golf-en-rtva.html)

    Estamos de acuerdo en que la modalidad de juego cambia el enfoque y en lo que más es en ¡LA REVOLUCIÓN DEL GOLF!
    Desde http://www.golfparatodos.es llevamos tiempo remando para acercar este mágico deporte a todos.

  9. mike belindo dijo:

    Hello, partiendo, una vez más del excelente análisis y visión que haces del asunto, amigo Javi, me limitaré a extraer una de las últimas líneas que acabo de leer: ‘Creo que debemos revolucionar de una vez por todas el golf desde ese magnífico escaparate’… ahí me encontrarás, también.

    abrazo, y congrats again! ;o)

  10. ovidiov dijo:

    100% agree con tu análisis, tanto es así, que en las veces que escribí en Fuera de Límites sobre el golf olímpico, llegue a unas conclusiones muy parecidas a las tuyas…Y es por eso mismo, que cuando el otro día leía la Revista de la RFEG y veía en la portada a Gonzaga diciendo que “el sueño es ver al golf español en los más alto de Río 2016” me sirvió para entender lo diferente que parecen los objetivos suyos y lo que al menos me gustaría a mi que el golf español llegase a ser un día…

    Pongámonos que el golf en Río es un éxito rotundo, bate audiencias en el mundo entero incluído España, ¿se traduciría estos en un boom del golf? Yo lo dudo, porque muchos de esos espectadores que soñarían con probar esa misma tarde a jugar, no tendrían donde, debido a la escasez de instalaciones donde cualquiera puede llegar y tirar unas bolas para sentir alguna sensación de lo que es el golf. Para mi esa es la barrera que tuvo el golf cuando teníamos a Seve, y aunque la situación se ha mejorado, dista mucho todavía de que cualquiera persona tenga instalaciones accesibles y a buen precio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *