Rancio abolengo (y II)

Soy torpe, lo reconozco. No tenía pensado escribir la segunda parte del anterior artículo referido a los clubes privados más antiguos, pero repasando el blog este verano me he dado cuenta de que no logré expresar mis ideas de forma adecuada. Esta conclusión la he obtenido tras releer los comentarios que generó el post.

Foto a la que he accedido a través de un tweet de Abel Jiménez, gerente de Golf Palacio del Negralejo.

(La traducción de esta proclama es la siguiente: El green-fee lo habilita como miembro temporal del Club de Golf de North Berwick, donde será bien recibido por los socios.)

Con un solo cartel, los británicos han logrado plasmar en unas pocas palabras lo que yo no fui capaz de hacer en todo un artículo. Los británicos nos ganan. Son un poco raros, como demuestra que su comida popular sea la grasienta combinación fish & chips. Además son capaces de mezclar humor con grandes canciones, como plasmaron en las ceremonias de los JJ.OO.

Reconoceréis conmigo que mostrar al mundo canciones como Imagine de John Lennon y Bohemian Rhapsody de Queen, a la vez que a las Spice Girls tiene su punto jocoso… Y añadieron al genial Mr. Bean en una actuación magistral.

Por ello, para intentar redimir mis fallos de comunicación, voy a enumerar un resumen intentando aclarar mi opinión al respecto:

1. La existencia de clubes privados de golf me parece fenomenal.
2. Al ser privados, pueden hacer lo que quieran, con el único límite de la legalidad.
3 El hecho de que hagan lo que quieran no quiere decir que sea correcto o acertado.

En esta línea, mi compañero Álvaro publicó en su blog personal un interesante artículo —correcto, planteando hechos contrastados y sin faltar al respeto a nadie — que animo a leer sobre un hecho acaecido en uno de esos clubes. Álvaro tiene tanto derecho a opinar como los clubes privados a hacer lo que quieran, pero en su artículo también insiste en que esas entidades privadas se deben en primer lugar a sus socios y miembros y defiende su derecho a actuar y desenvolverse como les plaza y consideren oportuno.

Puede que ante este tipo de hechos se proponga como solución que en lo sucesivo esos clubes se cierren por completo a los no socios, postura muy lícita… que no comparto: Si se producen errores, mejor subsanarlos que obviarlos y adoptar una posición endogámica. Pero insisto; pueden actuar como deseen.

Con este artículo y la mención al de mi amigo Álvaro, solo he pretendido puntualizar mi postura ya que hubo comentarios en anterior post que me sorprendieron y me hicieron reflexionar: no logré plasmar mis ideas tal y como me hubiera gustado que fueran entendidas. Espero haberlo conseguido esta vez.

Y en cuanto al golf no hay discusión. El cartel es un resumen de lo que significa este bendito deporte para los ingleses. Ellos tienen el modelo de golf que yo deseo para España. Siento envidia de no pertenecer a ese club pero estoy orgulloso de que mi club, el Campo de Logroño, mantenga esa línea de actuación.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Amigos, Campos, Valores. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Rancio abolengo (y II)

  1. wantes dijo:

    “El cartel es un resumen de lo que significa este bendito deporte para los ingleses.” Pues no.
    Yo creo que ese cartel se pone porque es una anormalidad que en un club británico privado uno pueda disfrutar de las instalaciones.
    Un club bastante relevante para esto del golf como el Royal & Ancient no admite mujeres: esto también es lo que significa este bendito deporte para los británicos.
    Ah y no confundir británicos con ingleses… en Escocia, el país de North Berwick, no creo que les guste mucho.

    • Jerome Gatupera dijo:

      Efectivamente, es un club escocés y debiera haber dicho británicos y no ingleses en el texto, es un error mío y pido disculpas.

      No he ido demasiadas veces en Escocia e Inglaterra pero cuando he estado, mi sensación ha sido que perciben el golf de la misma manera.

      Este blog es de opinión porque no tengo la suficiente formación golfística para hablar de otros aspectos del golf, por lo que no intento sentar cátedra sino compartir una idea y es agradable leer otros puntos de vista. No pretendo llevar razón. Es obvio que hay excepciones pero me gustaría que el golf fuera en España lo mismo que en el Reino Unido e Irlanda.

      Y el hecho de que R&A no admitan mujeres es un ejemplo de lo que he comentado en el blog, están en su legítimo derecho pero no me parece bien. Otra opinión personal que puede no ser correcta, claro.

      Gracias por tu aportación y un saludo.

      • wantes dijo:

        He estado alguna vez por las islas y hay de todo: desde clubes como Muirfield muy cerrados hasta otros más hospitalarios y abierto. Donde sí son cerrados como lapas es en los clubes privados de Estados Unidos, aunque hay tanta oferta que realmente uno puede jugar en muchos campos.

        Yo creo que la principal diferencia con España es que en las islas juega al golf todo el mundo. No tiene ese sanbenito de “deporte de pijos”, al que sin duda contribuye los exclusivos clubes que mencionas.

  2. ignasse dijo:

    Hola Javier,vaya por delante que a mi me gustan los campos de golf abiertos a todo el mundo,no he ido nunca a una discoteca donde un maromo dictamina quien entra y quien no,y si perteneciera a una sociedad gastronómica,esta sería de hombres y mujeres.

    Pero cuando entramos en la esfera de lo privado,podemos hablar de que nos gusta y que no nos gusta,ahora bien ,hablar de lo correcto o incorrecto,siempre que cumpla la legalidad es algo totalmente subjetivo.

    Supongamos que 50 millonarios deciden montar un campazo de golf sólo para ellos,habrá quien estaría encantado de poder pertenecer al mismo,y habrá quien como yo no tendría ningún interés,pero ¿correcto o incorrecto?.Podríamos preguntarnos que tipo de sociedad vivimos en la que esto es posible pero sería otro debate que no viene al caso.

    Los británicos en lo que al golf se refiere vienen mientras que nosotros vamos,y a mi este cartel lo que me dice es que en ese campo en concreto el greenfe da calidad de socio temporal,pero seguro que hay otros campos en las islas donde el greenfe da derecho a jugar y a entrar en los vestuarios pero no a entrar en determinados salones reservadas a los socios.Como en España hay campos donde el greenfe no te da derecho a usar la piscina del club,ni la guardería,ni las pistas de tenis,ni al descuento en el bar,ni al parking exclusivo para socios etc….

    El greenfe es una compraventa normal y corriente con multitud de variantes,se entiende tácitamente salvo que se especifique algo diferente que te da derecho a jugar,a entrar en vestuarios y en el bar,pero ¿si se especifica que no da derecho a entrar en la casa club?¿Podríamos calificarlo de incorrecto cuando tenemos la posibilidad de no comprar ese producto?

    Para mi lo único incorrecto es que no se cumpla lo pactado,como le pasó a Alvaro,o que te vendan el producto y algunos socios te miren con displicencia ,(anormales los hay en todas partes),lo demás ,esas pautas que ellos han pactado para su club sólo a ellos compete definir como correctas o incorrectas.

    En mi opinión claro…..

    Un abrazo.

    • jeromegatupera dijo:

      Hola Ignasse.
      Muchas gracias por tu comentario. Básicamente creo que estamos de acuerdo.
      Sólo difiero contigo en el tema de que lo correcto o no correcto de las pautas las deciden los socios. Hay aspectos legales pero no correctos. Un ejemplo de ello es dejar entrar a mujeres en según que clubes. Puede ser legal y votado por los socios pero no parece correcto.
      Otro ejemplo es el comentario de Xabier Telleria en el anterior post sobre el mismo tema, donde comentaba que no dejaron entrar a un bebé de 8 meses a pesar de que llovía y no había otra opción. Entiendo que son situaciones puntuales y graves pero, evidentemente no son correctas.

      Un abrazo y gracias por tu fidelidad al blog.

      • ignasse dijo:

        Hola Javier,perdona que sea tan polemista,por no decir coñazo,pero es que no estoy de acuerdo.
        ¿Quien decide qué es correcto o incorrecto?¿Quien posee esa verdad absoluta?
        Las pautas ,los estatutos de un club privado con una mayoría de socios musulmanes serán muy diferentes de las de uno de mayoría de socios católicos,las de uno cuyos componentes sean treintañeros progresistas serán muy diferentes de las de uno de octogenarios ultraconservadores.¿Oiga usted su religión no es la correcta,su mentalidad es errónea?

        Otra cosa es que en un club privado de mentalidad muy restringida se organicen actos(campeonatos etc…)promocionados por instituciones(federaciones)sufragadas por todos,eso es otra discusión.
        Un abrazo.

        • jeromegatupera dijo:

          No hay problema en polemizar, es muy positivo que haya varios puntos de vista. Es cierto que la verdad absoluta es complicada de demostrar en temas no empiricos donde hablamos de opiniones.
          En cualquier caso creo que hay unas pautas mínimas de ética en las que estaremos de acuerdo una gran mayoría. Aunque es cierto que el tema no es lo suficientemente serio como para hablar de ética.
          Un abrazo amigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *