Qué escribir cuando no tienes tiempo de escribir

Escribir es un placer y como tal debe ser abordado y tratado. Hace poco comentaba con un buen amigo lo mucho que me molesta hacer cosas que me gustan deprisa y corriendo, encajándolas en una apretada agenda y viviéndolas pendientes del reloj.

Vivir es un privilegio. Y vivir bien una obligación. Vivir cumpliendo con las obligaciones y dándonos pequeños caprichos, un arte. Saber encontrar esos caprichos en lo mundano y en lo que no lo es tanto, y disfrutarlos por igual, una bendición.

¿Y a qué viene todo esto en un blog de golf?

Pues a la necesidad de responder a la siguiente pregunta: ¿A qué jugar cuando no tienes tiempo de jugar al golf?

Golf a la carrera

Es cierto que el golf es un placer que puede consumir muchas o pocas unidades de tiempo en función de cómo lo planees o ejecutes. No se necesita el mismo tiempo para jugar al golf si el desplazamiento al campo es de 10’ que si lo es de 60’. Al igual que no se tarda lo mismo en dar por acabada la experiencia golfística si va precedida de un buen desayuno, un buen calentamiento, unas bolas de prácticas y la posterior cervecita a toda ronda que se precie que si, de lo contrario, te limitas a llegar apresuradamente al tee del 1, golpeas tu primera bola, y te despides a la carrera después del último putt del 18.

Todo es golf. Y hay ocasiones para todo.

Pero no eeeeeeeeeeeeeees lo miiiiiiiiiiiiiiiiiiiiismooooooooooooo (que cantaba Don Alejandro)

Así que, o bien se aprende a disfrutar del golf como el día a día nos permite, o comenzamos a entrenar 

¿Entrenar? ¿Poco tiempo que tenemos para jugar al golf y lo vamos a pasar en una alfombra?

Trataré de explicarme para aquellos que sigáis leyendo y no hayáis abandonado el blog por el mero hecho de insinuar tal majadería.

Entrenar es aburrido. No sólo en golf, en todas las disciplinas deportivas. No pienso venderos esa burra. Pero jugar es divertido (lo aprendemos desde bien pequeños). Y competir es aún más divertido.

Gary Player ya predicaba de forma intuitiva que  el 70% de los golpes de golf se producían a menos de 70 yardas del green (unos 64m). Al cabo de un tiempo, su predicción fue científicamente demostrada por parte de David Pelz, quien lo puso por escrito en su libro titulado (y ya abordado en este blog) La Biblia del Juego Corto.  Además, demostró que los jugadores que mejores estadísticas manejaban en esa distancia eran los jugadores más laureados en el circuito profesional PGA.

Llegados a este punto tenemos poco tiempo para “golfear”, ganas de jugar, más ganas de competir y las sempiternas ganas de mejorar….

Empieza a parecer menos descabellada la alternativa de entrenar, pero sigue siendo poco atractivo quedarse en el campo de prácticas viendo como algunos afortunados pasan a tu lado, camino del tee del 1.

Irlandeses tenían que ser quienes diesen con la solución, muchos años antes de que el aquí firmante tuviera el problema. Estando unos locos por el golf originarios del país del trébol de vacaciones, y echando mucho de menos el golf, jugar y competir, crearon unos hoyos de diminutas dimensiones para saciar su apetito golfístico. Eran rondas cortas, muy competitivas, muy técnicas, que servían para quitarles el mono a la vez que no eran muy intrusivas en los horarios familiares en periodo vacacional.

Ahora lo llamamos P&P (pitch and putt) y en apenas 70 minutos puedes jugar 18 hoyos, tirar unas cuantas veces para birdie, competir en cada golpe y en cada green mientras entrenamos para todo aquello que nos propuso Mr. Pelz.

Apetecible cancha de prácticas

No es el único modo de entrenar (particularmente me gusta por igual jugarme unas cervezas en el putting green o en la zona de approach y/o bunker de algún club)  pero nos mantiene unidos al golf a aquellos que por motivos diversos no podemos dedicarle todo el tiempo que quisiéramos a este bonito deporte nuestro. En mi caso, ha sido el nacimiento de una preciosidad que saldrá de rojas en pocos años, la que me ha llevado a plantearme mejorar esa distancia de 70 yardas manteniendo vivo en mí el espíritu de todo lo que el golf representa.

Y a vosotros, ¿os sirve el P&P como sustitutivo del golf? ¿Quedáis para practicar el juego corto con amigos, picándoos en cada distancia y en cada golpe?

Hacedlo, o de lo contrario, aparecerán los manidos filazos en vuestra próxima ronda.

Esta entrada fue publicada en Amigos, Campos. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Qué escribir cuando no tienes tiempo de escribir

  1. david dijo:

    estimado Marí esa paternidad nos cambia para siempre.. y para muy muy bien…

    No entreno ( que deberia y además me desconecta del mundo y me da gran placer.. ) y solo he empezado a jugar alguna vez p&p por mi hijo de 9 años que es un apasionado del golf como bien sabes..

    Siempre he sido muy “incredulo” e incluso “faltón” en temas de p&p con mucho amigos que lo practican. Varios de ellos campeones en competiciones nacionales e internacionales y handicaps positivos ( y mucho.. hasta +7..)

    Hoy ya creo que el P&P hay darle su espacio y diferenciarlo de un campo de pares 3. Los palos a jugar y distancias lo convierten en juegos muy diferentes. Los campos P&P tienen entre 1000 y 1600 metros de longitud y los hoyos entre 45 y 120 metros. Existe torneos con medidas EPA limitadas a 90 metros. En cataluña hay más de 25.000 licencias que no es poca cosa para “ningunear” el tema..

    una reflexion a compartir de exprofesionales de golf ( muchos compiten en p&p ahora ya que son jugadores amateurs en p&p): La exigencia “claustrofóbica” donde TODOS los golpes cuentan es lo que más explican los jugadores de “nivel” en una ronda de p&p que no permite “soltarse” en ningun golpe como en golf cuando te pones en el tee con el driver y la rompes… hacer -7 en 18 hoyos no es nunca facil aunque este a 50 metros…

    para mi el p&p es una gran opcion para jugar en poco tiempo y una muy buena plataforma para que lleguen mas jugadores al golf…

    abrazos..

  2. @hernandeztejada dijo:

    Señores Marí y Romero…entrenar no es aburrido! :) A mi me divierte dar bolas, aprochar, puttear. Puedo cambiar una vuelta por el campo por un entrenamiento y no me parece un sacrificio, todo lo contrario. Tenéis que probarlo más ;).
    Me han encantado las citas de Gary Player y David Pelz y no puedo estar más de acuerdo con ellas. Para mi el p&p no es sustitutivo del golf, es golf en un campo de par 54. Hay una tendencia a encasillarlo como una modalidad. Creo que no es así. Existen campos de par 62, 64, 70, 71. Si bien estamos de acuerdo en que lo más habitual son los campos de par 72. En estos campos es donde tenemos más posibilidades de emplear todos los palos de la bolsa y donde nos podemos encontrar situaciones más diversas en el juego. Pero de ahí a considerar el juego en campos de pares 3 como otro deporte aparte del golf… En Cataluña, por ejemplo, me he enterado hace poco que existe una federación paralela de p&p. Y que sin la correspondiente licencia federativa no puedes participar en competiciones. Me parece una auténtica locura. El golf es golf. Animo a los jugones a jugar en campos de pares 3 y a no menospreciarlos. Es un gran entrenamiento y muchos se sorprenderían de la mejoría en su juego. Buen filazo Juan!

  3. Javier Romero dijo:

    Amigo Juan, soy un ejemplo de tu escrito: no me gusta entrenar aunque juego mucho. Reconozco que tengo mucha suerte de poder hacerlo en un campo de 18 hoyos, por lo que no me veo en la necesidad de jugar P&P. Aunque cuando lo hago, me gusta y mi juego corto lo agradece. Competir entrenando es lo único que me llevaría a practicar en caso de no poder jugar. Pero subo a mi campo, veo la cancha de prácticas y el tee del 1 y… drivazo al canto. No hay color.
    Un abrazo.

  4. Mike Belindo dijo:

    me ha encantau! congrats, both! 😉

  5. Suso Fontaíñas dijo:

    Hola a todos:
    Muy interesante este filazo, incluso parece que hayas pensado en mi para escribir esta entrada :-).
    Digamos que me considero muy afortunado al poder permitirme el capricho de jugar casi todos los días sin que altere el resto de mis obligaciones, laborales y personales, gracias al Pitch&Putt (en mi caso, lo matizo ,es más bien gracias al campo de pares 3): a 5′ de casa y del trabajo tengo la posibilidad de jugar un recorrido de pares 3, con hoyos de entre 85 y 165 metros. Esto permite jugarnos el café entre los amiguetes que ahí nos damos cita a las 14:30 y estar de vuelta en el trabajo dos horas más tarde. No lo tomamos como un entrenamiento sino como un entretenimiento aunque sin duda, de paso, hemos ido mejorando considerablemente nuestro nivel de juego, sobre todo con los hierros y en el juego corto (este campo simula bastante bien los segundos tiros a green que después encontramos en los campos par 72, no sólo por distancia sino también porque se sale desde hierba y la orografía del terreno hace que algunas calles sean en pendiente)
    También existe la posibilidad de jugar Pich&Putt, con los mismos greenes pero distancias mucho más cortas (entre 40 y 80 metros), pero ha de ser desde alfombra y con tee obligatorio, lo cual para mi acaba siendo más aburrido pues todos los golpes son prácticamente iguales, y menos útil porque es más complicado trasladar esa experiencia luego al campo de golf.

    Ahora bien, esto no quita que, llegado el fin de semana, nuestra prioridad número uno es jugar en campo grande pues es mucho mayor la variedad de golpes a la que te enfrentas, y el reto de permanecer dentro de la partida durante 18 hoyos largos es mucho más gratificante.

    Un saludo y enhorabuena por el Filazo (por este, no por los que todos damos en el campo jejeje ) !!

  6. Marian dijo:

    Soy tu fan!

  7. Elena Ordás dijo:

    Entrenar en P&P es una muy buena alternativa. Tengo la suerte de que en mi campo, el RACE, hay un campo de P&P nada fácil, muy cuidado y divertido, cosa que no ocurre siempre. Compatibilizar el entreno con un poco de diversión es clave!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *