¿Mayor derrota en Match Play?

La semana que viene se disputa el Accenture Match Play, campeonato del mundo de la modalidad más bonita del golf. Todos los que habitualmente leéis Filazos conocéis mi debilidad por esta disciplina, así que no voy a redundar en ello. Pero me gustaría contaros una pequeña anécdota que me ocurrió más o menos hace un año.

Coincidiendo con el mencionado torneo, durante la narración desarrollada en Canal Plus Golf, se preguntaron cuál era la mayor diferencia posible en una victoria de match play. Todos, incluyendo a los comentaristas, decían el resultado obvio: 10&8. Es decir, ganar 10 hoyos a falta de 8 por jugar. Parece que no se puede vencer antes, ¿verdad?

Se me ocurrió mandar un tuit diciendo que no era así. Es de agradecer la interactividad que los locutores tienen con los espectadores, ya que lo leyeron en antena, no sin cierta sorpresa. Uno de los periodistas dijo que no entendía cómo podía ser posible. Luego llegaron los comentarios jocosos de varios de mis amigos: que si estaba borracho, que si era capaz de ganar en el tee del uno, que si contabilidad creativa, etc.

Pero he aquí, queridos lectores, que es posible. Lo intenté argumentar con varios tuits más; sin embargo, no es fácil teniendo sólo 140 caracteres por mensaje. No creo que quedase claro, pero no le di mayor importancia. Coincidiendo con el torneo patrocinado por la consultora Accenture, he creído interesante rescatar la explicación.

 

Uno de los pocos torneos profesionales de Match Play

Pongamos un ejemplo con el que sea más fácil demostrarlo. No quiero exponer cuál sería la mayor diferencia, sólo argumentar que es superior a lo expresado en anteriores párrafos. Supongamos un partido contra mi amigo Jesús Del Pozo, gatupera de pro, gran golfista y mejor persona. Jesús arranca como el gran pegador que es y, dejándose tiros muy cortos a green, enlaza dos pares y un birdie para ponerse 3 arriba en el partido.

Maldición, mi mediocre juego no da para más. Sigo luchando porque ya sabemos que un gatupera no se rinde nunca. En el tee del hoyo 4, mi contrario me advierte de que llevo 15 palos en la bolsa. ¡Oh, desastre! Me dejaron un blaster de 60 grados para probarlo durante una ronda de prácticas y se me olvidó sacarlo de la bolsa.

Entiendo el golf como un juego de caballeros, así que asumo la penalidad con una sonrisa, facilitando el desagradable hecho de comunicar una irregularidad. Aprendo la lección y tengo la certeza de que no me volverá a ocurrir. Buscando en el libro de reglas, leemos el siguiente párrafo:

Regla 4-4. Máximo de Catorce Palos

PENALIDAD POR INFRACCIÓN DE LA REGLA 4-4a o b, CUALQUIERA QUE SEA EL NUMERO DE PALOS LLEVADOS EN EXCESO:

Juego por Hoyos – A la terminación del hoyo en el que se ha descubierto la infracción, se ajustará la situación del partido deduciendo un hoyo por cada hoyo en los que ha ocurrido una infracción. Máxima deducción por vuelta – Dos hoyos

En este caso, como nos hemos dado cuenta tras disputar tres hoyos, aplicaríamos la máxima infracción de dos hoyos por vuelta. El coste de mi despiste hace que en el tee del hoyo 4 ya pierda por 5 abajo. Fabuloso, he logrado el inicio soñado por cualquier golfista. Para no seguir incumpliendo la norma y que me descalifiquen, identifico el maldito wedge de 60 grados como el palo que no usaré.

Carátula del libro de reglas de obligada lectura

Reanudamos el partido y vienen a vernos dos amigos míos, también golfistas. Uno se ofrece a llevarme la bolsa de palos y el otro también quiere ayudar. A pesar de que ambos me asisten leyendo las caídas y aconsejándome qué palo pegar en cada situación, parece que hoy no es mi día porque pierdo los hoyos 4, 5, 6 y 7 de forma consecutiva. Jesús parece el Tiger de Cantabria, me está machacando, ¡qué manera de jugar!

Recapitulando, con 7 hoyos jugados más la penalidad por incluir en mi bolsa más palos de los 14 permitidos, voy 9 abajo. Me temo que esta situación no hay quien logre revertirla, pero, con más moral que el Alcoyano, camino con cierta convicción hacia la salida del hoyo 8. Para entonces a Jesús no le ha hecho mucha gracia que dos personas me hagan de caddie y piensa que no es muy legal. Me lo hace saber y de nuevo consultamos las reglas de marras. Efectivamente lleva razón y contemplo estupefacto el siguiente párrafo:

6-4. Caddie

El jugador puede ser asistido por un caddie, pero no puede tener más de un caddie a la vez.

*PENALIDAD POR INFRACCION DE LA REGLA 6-4:

Juego por Hoyos – Al termino del hoyo en el que se ha descubierto la infracción, se ajusta el partido deduciendo un hoyo por cada hoyo en los que ha ocurrido una infracción; máxima deducción por vuelta – Dos Hoyos.

Pienso que hoy no he debido levantarme de la cama, estoy desarrollando un juego infame y además conculco todo tipo de reglas. Avergonzado, pido disculpas a Jesús y procedo a sumar la pertinente sanción a mi tarjeta: otros dos hoyos. Me encuentro en una tesitura un tanto compleja; quedan 11 hoyos por jugar y voy 11 abajo. El señor Del Pozo está dormie, término inglés que significa que no puede perder (estamos jugando una liga, no hay hoyos de desempate).

En el hoyo 8, un par 3, Jesús elige ceremoniosamente su palo, un hierro 7, se coloca pegado a la barra derecha de salida y pega un majestuoso fade. La bola vuela hacia las nubes silbando por el aire, en dirección a la bandera, aterriza violentamente en el green y rueda hacia el hoyo, haciendo que mi competidor logre el tercer hoyo en uno de su vida. Esboza una sonrisa y me da la mano, no sin antes arreglar el tremendo pique producido. Jesús no olvida las reglas de etiqueta ni en la alegría de una victoria. No hace falta que pegue mi golpe, he perdido en el hoyo 8.

Nos volvemos hacia la casa club comentando las numerosas incidencias del partido y riéndonos.  Al fin y al cabo, somos amigos y esto no deja de ser un juego. No nos ganaremos nunca la vida con ello, aunque como mi rival jugara siempre así, creo que debiera intentarlo, pardiez.

Disfrutando de una cerveza fría en el bar, se acercan varios jugadores para preguntar por el resultado del partido. Les comento que he perdido en el hoyo 8. Incrédulos y con una sonrisa socarrona, me dicen que es imposible, que me he debido retirar. Me río y procedo a explicárselo, pero lo pienso mejor: ¡qué diablos, que lo lean en el blog!

Dedicado a un buen amigo, Manuel Pino, con quién comparto agradables charlas sobre nuestra pasión del golf.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Amigos, Torneos, Valores. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a ¿Mayor derrota en Match Play?

  1. Gabriel dijo:

    Totalmente de acuerdo. Muy buen post pero, por poner más picante, no debisteis finalizar el partido. Tu amigo Jesús pudo haber sufrido alguna sanción en los hoyos siguientes que igualasen el resultado.

    De hecho, ante toda tu exposición, dudo si algún jugador podría exigir seguir jugando a pesar de ir 5&4, por si el rival sufre sanción.

    Un saludo

    • Manolo P dijo:

      Llegados como comentas a 5 y 4, el partido según las Reglas estaría acabado y los jugadores podrán acordar seguir jugando por gusto (o por un buen Rioja) pero los hoyos restantes ya no afectarían al resultado anterior por la Regla 2-3 (Ganador del Partido. Un partido es ganado por el bando que aventaja al otro en un número de hoyos mayor que el número de hoyos que quedan por jugar).
      Enhorabuena a filazos

  2. Juan AKA @jmariguillot dijo:

    Excelso en redacción, superlativo en precisión
    Titánico post el tuyo es
    Sin un tachón, sin un traspiés
    Constata que realidad supera siempre a ficción

  3. del Pozo dijo:

    Jajajaja, muy bueno amigo Romero, yo tengo un buen recuerdo del partido por el “hoyo en uno” y sobre todo porque después te gané al “mus” jajaja.
    Un abrazo.

  4. Juancho Jimenez dijo:

    Enhorabuena desde el estamento arbitral

  5. Alis1978 dijo:

    Javi, me ha encantado este post. En el golf como en la vida puede pasar cualquier cosa. Enhorabuena!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *