La opinión de IÑAKI BEL: El material en MadridGolf

Este pasado fin de semana se celebró MadridGOLF, como todos bien sabréis. Dada la situación económica en la que nos encontramos, el simple hecho de que se celebre ya me ha producido una gran alegría, y no cabe más que felicitar a Rocío Aguirre y su equipo por el esfuerzo de que se haya podido realizar. Poder visitar un pabellón de IFEMA de 7.500 m2 relacionado con el golf, para los que nos gusta este deporte, es un gozo. Pero no me gustaría quedarme ahí, en las “líneas generales”.  Permitidme compartir con vosotros mis pensamientos, más o menos deslavazados, sobre lo que he visto en MadridGOLF en lo referente al  material, y lo que lo rodea,  que al fin y al cabo es sobre lo que entiendo un poco.

MadridGolf

 

Lo primero que se me vino a la cabeza cuando me enteré del cambio de fechas fue que sería algo muy positivo, tanto para las marcas como para las tiendas especializadas. ¿Una feria en marzo, en el momento de presentación de muchos de los nuevos productos, justo después de la feria de Orlando y casi al inicio de la temporada de todos los circuitos profesionales? Bien. ¡Mejor que bien!  Inmediatamente surgió otra pregunta: ¿Sabrían los distintos sectores del panorama “golfístico” acoplarse y aprovecharlo de manera eficiente? La respuesta la hemos tenido estos días y, creo, no ha sido del todo afirmativa. A mi entender, una feria de golf tiene que ser, y recordad que me refiero al entorno  “material”, un motor que mueva la industria del golf español durante todo el año, y no ser simplemente un momento aislado de venta.

Realmente ha sido más parecido a lo que Castellana Golf, creo que con gran acierto comercial, realizó hace unos meses, y llamó Madrid Fitting Days. Es decir,  una reunión de todas las marcas donde los jugadores pueden probar todos los palos, y tanto los profesionales de la tienda como los fitters y representantes de dichas marcas le dicen al jugador qué palo y qué características deberían jugar. ¿Este sistema en la feria es  interesante? Desde luego, pero ni de lejos es suficiente. Hoy en día existe un altísimo nivel de tecnología incorporada a los palos de golf. Hay una inmensa  cantidad de varillas en el mercado, de muy variada calidad, con la gran diferencia que supone jugar una u otra. Creo que sería mucho más atractivo tener sesiones o pequeñas conferencias de ingenieros, diseñadores, fitters, representantes de cada marca, etc. apoyadas por el profesional que les represente, y poder probar después en la cancha de prácticas lo que te acaban de explicar, haciendo, por qué no, un fitting para comprar luego en la tienda de habitual de cada uno. Callaway lleva haciendo algo de este estilo desde que decidió acudir a este evento hace unos pocos años. En esta edición pude saludar a Vicente Blazquez mientras él atendía amablemente a Margarita, una jugadora de Barcelona muy amiga mía, en el simulador que Callaway había montado al lado del range. Es algo distinto y, aunque creo que es la dirección correcta, no sé es si suficiente.  Explicación y prueba  del material frente a (solo) fitting – venta inmediata.  Es cierto que Taylor Made y PING han llevado el camión que suelen llevar al Tour, cosa que los visitantes agradecen. La marca que patrocina a Miguel Ángel Jiménez ha enseñado este camión con un pequeño pase y explicaciones de su clubmaker, Francisco, y a los jugadores nos ha gustado ver las entrañas de este taller rodante.

Camión de Ping

En cuanto a las tiendas, no creo que puedas dar un servicio personalizado de venta en las condiciones de una feria, por lo que conseguir fidelidad  de un cliente hacia tu negocio va a ser casi imposible en este ambiente. Al final, con varias tiendas, se convierte en un “yo más barato” para vender más.  Porque, si todo se reduce al precio, es fácil hacerlo mejor que la competencia. Y al revés. ¿Dónde está el límite? ¿Todo vale?  Lo difícil e interesante, y algo que el jugador/cliente va a percibir como que se le está tomando muy en serio, es lo contrario: Servicio de calidad. Pero en un ámbito en el que sólo prevalece la venta, es complicado hacerlo.  De hecho, hablando antes de la feria con una persona de una tienda especializada, me decía que de seguir asistiendo tantos negocios dedicados a la venta se plantearían su asistencia en próximos años.  Pero yo me pregunto: ¿no sería posible asistir para intentar generar negocio más a medio o largo plazo? Porque además estoy convencido de que en términos económicos, a la larga, es más beneficioso. ¡Convencer al jugador de que comprando en tu negocio va a tener una experiencia, no sólo va a comprar! Pero para eso hace falta que todos quieran, y es difícil.

De todas maneras, ha sido una maravilla poder pasear entre tanto loco por el golf y encontrar gente tan dispar unida por una afición irracionalmente genial. Y el año que viene, ¿por qué no más y mejor? Ha sido un placer compartir con vosotros estas ideas. Gracias, Javi, por pensar que estaría a la altura de Filazos.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Material. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La opinión de IÑAKI BEL: El material en MadridGolf

  1. Buenas impresiones y opiniones sobre el sentido de la feria, y el camino que en el futuro debería seguir. Gracias Jerome.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *