Error perdonable

Se ha escrito bastante sobre el abandono de McIlroy el viernes, durante la disputa de la segunda jornada del torneo The Honda Classic perteneciente al circuito americano PGA TOUR. Recomiendo leer dos fantásticos artículos de Crónica Golf, uno de Óscar Díaz  y otro de Enrique Soto,  donde explican y dan su opinión sobre el asunto que nos ocupa.

Aunque mi punto de vista es bastante próximo al de ambos, no quería dejar pasar la coyuntura de tratarlo en Filazos y solicitar a los lectores, si tienen a bien, que expresen la suya en comentarios y así compartir nuestros pareceres.

De entrada me pareció un error grave la retirada. Rory alegó una excusa que no es creíble: un dolor de muelas. Se le vio masticar sin problema algo de alimento momentos antes de abandonar el recorrido. El hecho de ir +7 sobre par ese día y de lanzar una bola al agua en el hoyo en que se produjo la renuncia hace que sospeche del pretexto. Me temo que si fuera bajo par no estaríamos hablando de ello. En cualquier caso su acción es reprobable.

Ahora bien, no debemos olvidar que, antes que el golfista número 1 del mundo, sigue siendo un joven de 23 años que acaba de firmar un millonario contrato con Nike. Probablemente no hubiera tenido esta reacción con 10 años más. Esperemos que se trate de un hecho aislado, que se olvidará con el tiempo. Como bien dijo mi buen amigo Óscar Díaz en un tuit, hay que recordar que el gran Bobby Jones se retiró en un Open en St. Andrews en 1921. Y nadie puede reprochar nada a ese golfista paradigma de honestidad y de caballerosidad.

Rory McIlroy en la derrota…

Tengo bastante claros varios puntos.

1-      No volverá a ocurrir, estará avergonzado y será bien aconsejado. De hecho ya se ha disculpado publicamente por su error, comentando que no lo repetirá.

2-      La culpa de su bajo rendimiento no es de los palos. Tiene calidad suficiente para aclimatarse a la nueva marca y volver a los niveles de juego con los que asombró al mundo.

3-      Volverá a ganar.

Baso mis argumentos en la fuerza que demostró tras la debacle sufrida el domingo del  Masters del 2011. Aguantó estoicamente el drama que se le venía encima y se repuso para gobernar el U.S. Open con mano de hierro.

…y en la victoria

Muchos de los amateur que, con razón, critican duramente la acción de Rory han de ver la paja en ojo propio. He visto abandonar a muchos en cuanto la vuelta se les torcía. E incluso no entregar una tarjeta porque el resultado era pésimo. Y eso que participamos en el torneo de la galleta, habría que verlos en torneos de élite. El que suscribe este artículo ha entregado tarjetas infames próximas a los 20 puntos. Obviamente me daba vergüenza mi resultado, pero es lo que hay. Romper la tarjeta y que aparezca como descalificado no oculta el ridículo torneo disputado.

Si ya me parece un gesto horroroso que un amateur abandone sin causa de fuerza mayor, que lo haga un profesional, ejemplo de niños e imagen de marcas, resulta sonrojante. Esperemos que aprenda de su error.

Por todo ello, creo que hay que reprender al bueno de McIlroy, pero a la vez ser benévolos con su error, que cualquiera puede cometer, y esperar que no vuelva a repetirse.

Y vosotros, queridos lectores, ¿qué opináis?

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Ídolos, Torneos, Valores. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Error perdonable

  1. Ppocass dijo:

    Reconocida la culpa se perdona el pecado. Abrazo

  2. PeterMember dijo:

    Habría que intentar no sacar las cosas de madre. Como bien dices en tu entrada, este chaval tiene 23 años, de los cuales lleva 7 siendo profesional. Se puede decir que apenas ha tenido adolescencia y puede que ahora tenga más cosas en la cabeza (su novia). Yo creo que habría que darle más margen, con un poco de suerte tenemos Rory para algo. Por otro lado a todos, creo, nos ha pasado en nuestras profesiones de tener días de querer mandarlo todo al carajo, hay que entenderlo. Y yo prefiero mil veces a ver a Rory abandonar después de un +7 en 8 hoyos, que verle hacer un “Roy McAvoy” y acabar con un solo palo sano de 14. A más de uno, en alguna ronda, se nos ha pasado por la cabeza!
    Un abrazo

  3. Óscar Díaz dijo:

    Separados por un abismo en calidad de juego y circunstancias golfísticas, me sentí muy identificado con lo que le ocurrió a McIlroy y me resulta fácil empatizar con su “sufrimiento”. En más de una ocasión me he sentido fuera de lugar en un campo de golf, arrastrando preocupaciones ajenas a nuestro querido deporte o cargando con un negro nubarrón hijo de mil padres, y también he abandonado en algún torneo (aunque procurando interiorizar el mal rato y no incordiar a mis compañeros, e incluso acompañándoles hasta el final de la partida).

    Su actitud es reprobable, pero le honra la sinceridad con la que ha afrontado el desliz y estoy convencido que, como hablamos Javier y yo, esto puede ser un punto de inflexión positivo para su carrera. Como aquel Open Championship de 1921 lo fue para Bobby Jones… Jones consideró aquel abandono “su fracaso más vergonzoso en el mundo del golf”, pero aquel golfista que entonces solo tenía 19 años se convirtió posteriormente en el paradigma de la caballerosidad en el campo de golf.

  4. Jose Antonio dijo:

    A Rory le pasa algo. Eso está claro. Tres torneos este año, con dos cortes fallados y en el match play eliminado a la primera. No es normal. Lo del dolor de muelas, una excusa que no se cree nadie. Veremos a ver por donde sale en la explicacion que tiene que dar antes de 15 dias.
    Yo estoy convencido que en cuanto arregle aquello que le está preocupando, que seguro que no es el material nuevo, volverá a ser el mismo y nadie se acordará de esta metedura de pata.
    Hizo muy mal y lo sabe, y no lo volverá a hacer… espero.

  5. Miguel dijo:

    Gran artículo Sr. Romero, en uno de los temas de actualidad y comidilla de los aficionados al golf.
    Yo tengo que reconocer que me he retirado en dos ocasiones en mi corta carrera golfística(7 años), una por no estar bien físicamente y otra por estar literalmente, arrastrándome por el campo, así que soy de los que piensa que quién esté libre de pecado que tire la primera piedra.

    Me quedo con su primera declaración honesta, que demuestra lo “buen” chaval que parece. Me parece mucho más criticable el cinismo de la PGA, que parece que “obliga” a inventarse lo del dentista, y eso fue el detonate para que la prensa americana hurgarse todavía más en la herida.

    Un abrazo.

  6. ovidiov dijo:

    RTwitteaba hoy un artículo en el que al autor no le faltaba razón…Rory tan pronto abandonó comentó que su cabeza no estaba ahí ahora…Esa es la verdad, ese era el Rory sincero, pero se da la casualidad, que no se puede ser tan sincero, porque el PGA Tour necesita una excusa para abandonar, y ahí viene el dolor de muelas…Me creo absolutamente las disculpas de ayer de Rory, él sabe perfectamente que hizo mal al abandonar, pero tambíen me parece una paradoja, que si se pone una excusa mala no suceda nada, mientra que si se es sincero, si tenga repercusiones…
    Rory aprenderá de esto , de hecho sabemos que aprende de estos malos momentos como los del Masters…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *