El valor educativo del golf

Al final de mi anterior artículo en Filazos con mi Blaster anunciaba mi propósito de escribir sobre el valor educativo del golf, ya que opino que en cierto modo está siendo soslayado o directamente olvidado por los diferentes estamentos que rigen este deporte.
En primer lugar conviene dejar claro que debe haber un espacio para la búsqueda de campeones, ganadores o deportistas de élite, pues ello no tiene intrínsecamente nada malo. Otro cantar es que la prioridad por parte de organismos oficiales parece ser ésta, en lugar de la que, en virtud de la procedencia pública de su presupuesto, creo debería ser su verdadera función y objetivo: fomentar la utilidad pública e interés social por medio de la búsqueda de la máxima difusión, popularización y accesibilidad del deporte que gobiernan.

Como profesional de la docencia me entra una mezcla entre alarma y risa cada vez que alguien, sospecho que intentando arrimar el ascua a su sardina, manifiesta que su disciplina o ramo debería formar parte obligatoria de los planes de estudio… y sin embargo, en cierto modo eso es lo que pretendo hacer en este espacio.

El golf, una escuela para la vida

No mantengo, por supuesto, que el golf deba ser una asignatura de la educación obligatoria, cuyos programas de estudios ya bastante sobrecargados están, pero sí que debería tener presencia de algún tipo en los centros escolares. Sin duda, todos los deportes tienen su valor educativo, pero en mi opinión el golf es el deporte educativo por excelencia. Disculpadme si existen y los desconozco, pero en mi comunidad autónoma no me constan actividades ni programas destinados a dar a conocer el golf entre los niños y jóvenes… o por lo menos no ha llegado nunca nada a los centros en los que he trabajado. Sí existen, y es una idea muy loable, unos 3 clinics anuales para jóvenes promesas en los que se convoca a la mayoría de los jugadores benjamines y alevines que disputan la liga federativa, pero ya se trata de chicos ‘iniciados’.

Simplificando y expresado de una manera bastante tosca ¿qué es la educación sino amaestrar y hacer entrar por el aro de las normas, usos y costumbres de cada sociedad o civilización? Siendo más drásticos y extremistas hasta nos podríamos atrever a decir que educar es frustrar… En este sentido, como muy bien sabemos todos los que lo practicamos, el golf es el deporte que mejor nos ‘educa’ y así lo recoge el frecuente dicho de que el golf te pone en tu sitio rápidamente.


El golf es una valiosísima escuela para la vida, para la sociedad, una verdadera educación para la ciudadanía: enseña desde a saludar hasta ser paciente. Enseña a cumplir normas, reglas de etiqueta y seguir un orden, a ser puntual, a estar quieto y guardar silencio cuando corresponde. Enseña a ser recto y justo, a autorregularse y ser honrado con los rivales y con uno mismo y, por supuesto, a llevar las cuentas. Enseña a asumir responsabilidades y a afrontar la adversidad con serenidad: El golf te enfrenta continua e individualmente a situaciones de máxima presión y no te puedes esconder, delegar ni echar o repartir la culpa entre otros… si todo eso no es educativo… Por enseñar, el golf hasta enseña a vestir correctamente, a saber que para cada lugar y ocasión hay una vestimenta y actitud adecuada. A este respecto, todos los cursos ‘pierdo’ un poco de tiempo leyendo y comentando con mis alumnos el reglamento de conducta que la Federación Gallega de Golf aplica a sus jugadores juveniles (hasta he llegado a colgarlo en alguna ocasión en el tablón de anuncios del centro, con la esperanza de que algún ‘despistado’ le echase un vistazo aunque fuese por accidente). Huelga decir que todo lo que recoge ese reglamento es del más elemental sentido común, pero todos los años cuando llegamos a su punto número 10 (…comportándose con la máxima corrección en cuanto al lenguaje, gestos, actitudes y posturas, tanto en el campo como fuera de él) aparecen caras de sorpresa e incluso burlas. Este mismo reglamento habla de los valores sociales del respeto, la honestidad, perseverancia, compromiso, cooperación y ejemplaridad… ¿Quién no está dispuesto a suscribirlos?

El valor añadido del golf: su poder educativo

Por encima de todo, el golf es el deporte de la constante toma de decisiones: Valorar opciones, calcular probabilidades y posibles desenlaces, tomar una decisión, ejecutarla y asumir sus consecuencias (insisto en que de manera individual, sin excusas, solo ante el peligro). ¿Y qué hay más educativo que todo esto? Podrá argumentarse que eso ocurre en todos los deportes y que en muchos, por ejemplo tenis de mesa, hay que hacerlo a toda velocidad. Pero lo que para los profanos aparentemente es una ventaja del golf (el hecho de que la bola repose inmóvil) es precisamente una de sus mayores dificultades: hay que pararse a pensar… ¡Ay, pensar! Ese tiempo entre golpe y golpe es otro de los valores añadidos que aporta el golf en materia educativa.

Pensar... ¡Ay, pensar!

Desde un punto de vista romántico me gusta pensar que los jóvenes que practican golf son especiales, se portan mejor, tienen más paciencia y que, en suma, son más educados. Hasta creo que en el futuro tendrán más facilidad a la hora de hablar en público o incluso tendrían ventaja si tuvieran que enfrentarse a un tribunal de oposiciones. A modo de anécdota me gustaría relatar un caso real sucedido en el centro donde trabajo. En cierta ocasión, cuando la profesora de 1º de Primaria (6 años) enseñaba los rudimentos de la resta a sus chicos, iba empleando las preguntas típicas como “A ver, Luis, si tienes 5 caramelos y les das 2 a tus amigos, ¿cuántos caramelos te quedan?”. En cierto momento quiso llevar a sus alumnos más allá y les preguntó “¿Y si tenéis solo un caramelo y tres amigos para repartir?” La respuesta fue casi unánime: “No se puede. Sólo se puede dar uno porque después ya no tienes ninguno… te quedan cero, después del cero no hay nada”. Y digo casi unanimidad, porque se alzó una mano y dijo “Profe, después del cero sí que hay números porque cuando los jugadores de golf hacen un birdie tienen -1 y si hacen eagle tienen -2”. Por supuesto, la profesora no entendió nada, salió del lío como pudo y, sabedora de que yo juego (mal) al golf, le faltó tiempo para buscarme en el siguiente recreo y pedirme ayuda con toda aquella terminología que con tanta soltura había usado el joven golfista.

Un último punto relativo al golf y la educación es el referente a la función y actuación de los padres, pero eso intentaré tratarlo en mi siguiente artículo.

PD: Ahora que acabamos de pasar la Navidad, que os recuerdo celebra el nacimiento del Niño Jesús (sí, ese mismo hombre que dijo “dejad que los niños se acerquen a mí”), me apena descubrir que un campo de prestigio en Madrid (cuyo nombre prefiero obviar) no permite el juego a menores de 16 años. Sí establece, y me parece muy razonable, una limitación de hándicap… pero si un menor de 16 años tiene un hándicap inferior ¿por qué no puede jugar si su hándicap ya ha demostrado sobradamente su competencia? ¿A qué temen? Apuesto a que hay muchos adultos que sí cumplen la limitación de hándicap y tienen peor educación y comportamiento que cualquier golfista menor de 16 años. Como es un campo privado están en su perfecto derecho, faltaría más, pero conmigo que no cuenten. Me temo que, desgraciadamente, el de este campo no debe de ser el único caso.

Esta entrada fue publicada en Federación Gallega de Golf, Valores. Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a El valor educativo del golf

  1. Juan Escobar dijo:

    Me llego este articulo por medio de mi hermana y me parece que el programa que se describe es el mismo con el que yo trabajo hoy en dia aca en USA. Si tienen unos minutos de sobra les recomiendo que se metan a la siguiente pagina web.

    http://www.thefirsttee.org/nsp

  2. Beatriz dijo:

    Muy buen post, con mucho materia para reflexionar y por supuesto 100% de acuerdo.
    Si es que el golf es como la vida misma.

    Saludos
    Beatriz García
    http://www.golfymoda.com

  3. robe dijo:

    Tendrá mucho valor educativo según usted pero calificar de deporte a una actividad en la que apenas hay movimiento me parece mucho atrevimiento como concepción general del golf y además desde mi punto de vista para educar están otras cosas los deportes son para lo que son, mantener un estilo de vida saludable, como forma de ocio etc.

    • Alvaro de Prado dijo:

      Gracias por su opinión, Robe.
      Le invito a que haga un recorrido de 18 hoyos a pie (cargue la bolsa a hombros, tire de un carrito o utilice un carrito eléctrico, eso se lo dejo decidir a usted), realice 80 golpes (ya no me voy a poner en el caso de que haga 100 ó más)… a lo mejor cambia su opinión sobre que el golf es “una actividad en la que apenas hay movimiento”.
      Y me temo que no podría estar más en desacuerdo con su manifestación de que los deportes no son para educar… desde luego que sí son para lo que usted dice (“mantener un estilo de vila saludable, como forma de ocio, etc.”)… de forma que le vuelvo a invitar a que pruebe a jugar 18 hoyos, se enfrente a lo que ocurra y que nos diga si ha sido una experiencia educativa o no…
      Gracias otra vez.

    • jeromegatupera dijo:

      Lo primero de todo, agradecerle su educado comentario en mi blog. Aunque tengamos diferencias de criterio en cuanto al golf, se agradece cualquier opinión desde el respeto, tal y como ha sido su caso, y por eso la hemos publicado, por supuesto.

      Permítame que le copie integramente la definición de la RAE de deporte:

      deporte.

      (De deportar).

      1. m. Actividad física, ejercida como juego o competición, cuya práctica supone entrenamiento y sujeción a normas.

      2. m. Recreación, pasatiempo, placer, diversión o ejercicio físico, por lo común al aire libre.

      por ~.

      1. loc. adv. Por gusto, desinteresadamente. U. t. en sent. irón.

      Llegados a este punto, creo que el golf es deporte.

      Por otro lado, si un deporte logra mantener estilo de vida y además educa, pues tanto mejor ¿no? Un deporte que, por ejemplo, valora que cada uno sea el que se imponga las penalizaciones y que hace que un jugador ayude a buscar una bola perdida de un competidor, creo que merece un voto de confianza.

      En el golf nadie grita a la autoridad (árbitro) como otros deportes. Nadie simula lesiones, ni trata de engañar al árbitro. El golf se basa en la asuencia de trampas propiciada por la propia educación del jugador. Se basa en el honor, cualidad que hoy en día está en desuso.

      Y en cuanto a que no hay movimiento, pruebe a andar 10km (18 hoyos) con una bolsa de 12 kg a la espalda. Lance una bola a 250 metros, para lo que necesita una velocidad de palo de aproximadamente 100 millas por hora. (un movimiento breve pero explosivo) Y mantenga una concentración de competición durante 4 horas. Y sin hablar de la dificultad.

      Comprendo que usted crea que lo haría sin esfuerzo y no pretendo hacerle cambiar de opinión. Sólo le digo que pruebe y después me comente sus sensaciones. Si vive cerca de Logroño, me ofrezco a que lo pruebe. De forma gratuita.

      Me despido de usted, atentamente, esperando que mis palabras le hagan recapacitar su apreciación y probar este emocinante deporte.

      Un saludo.

      Javier Romero

  4. QuiqueLang dijo:

    Buen post, la educación es el futuro de una nación y del planeta, y si el golf puede ayudar a que vivamos en una sociedad mejor, hay que promocionarlo más en los colegios.

  5. Suso Fontaíñas dijo:

    Suscribo, como no podía ser de otra forma, cada letra y cada palabra de este acertado post. Has puesto negro sobre blanco los argumentos por las que muchos consideramos el golf como una forma de vida y que, por eso mismo, deseamos e intentamos poder transmitirlos a nuestros propio hijos.
    Un saludo y mi más sincera enhorabuena.

  6. SwissHec dijo:

    Acertadisimo post, deberían publicarlo en los Suplementos de los periodicos del fin de semana.

    Es cierto que hay todavia clubes que marginan a los pequeños, pero creo que son los menos, los más elitistas en la mayoría de las ocasiones. Es una pena porque los campos de mayor renombre deberían ser los primeros en dar ejemplo.

    Por otro lado y aunque sea a paso lento la RFEG está impulsando la inclusión del golf en los colegios, pero me consta que no en todas las comunidades está siendo fácil ni haciéndose de la misma forma.

    En Navarra comenzamos de forma pionera con el respaldo del Gobierno autonómico y de la RFEG a modo de proyecto piloto y este año se ha ampliado a más colegios y zonas. La suerte es que contamos con el apoyo del Gobierno de Navarra y está incluido en los colegios elegidos (lo solicitan los propios centros) dentro de la asignatura de Educación Física y esperamos que cada año vaya a más y se acabe instaurando en la gran mayoría.

    La única pega es que no se le está dando demasiado repercusión mediática y desde la Federación no tenemos capacidad para ello. A ver si con el incremento de colegios de este año empieza a llegar un poquito más a la sociedad, que es al final de lo que se trata, de popularizar este deporte desde la base.

  7. Javier Rosales dijo:

    Grandísimo artículo, ha sido un enooooorme placer leerlo.

    Enhorabuena Alvaro

  8. Jorge Bultó dijo:

    Enorme, lo dije ayer vía Twitter.

    Cual lema de la Real Academia, el Golf: Limpia, Fija y da Esplendor

    El Golf nos Limpia de lo malo del día, del stress, del mal humor…
    El Golf nos Fija unos valores fantásticos de consideración con el prójimo, sea rival o no.
    El Golf nos da Esplendor, ya que con esos valores, ese saber estar, ese compañerismo y ese respeto hacia todo lo que nos rodea, simplemente nos hace mejores, nos da brillo.

    Si esto la mayoría de las veces funciona con los adultos, que no será con los críos, que son genuinas esponjas y espejitos en miniatura?

    Lo que creo que sería importante es que la RFEG y cada una de sus territoriales, emplearan mas tiempo en conceder el Hcp, educando como es debido, en su tiempo y forma, a los futuros jugadores en el arte y etiqueta del golf… Cultura golfística.

    Muchos birdies, #jugones

  9. Artículo realmente interesante.

    Padres y profesores tenemos que comprender que Golf es mucho más que un buen swing y hacer pocas.

    Que muy pocos niños llegarán arriba en este deporte, pero que muchos se beneficiarán de aplicar el Espíritu del Golf en el campo y fuera del campo.

    Solo añadiría que también los adultos también tenemos mucho que aprender de este maravilloso deporte, ¡la pena es que somos menos permeables que los niños!

  10. TF Blaster60 dijo:

    Enhorabuena por el artículo.
    Yo sólo añadiría que en algunos clubes y/o campos (el mio uno de ellos) los menores de 16 años son tratados como apestados. No pueden estar en las zonas comunes de la Casa Club, no tienen ningún tipo de preferencia a la hora de salir por el tee del 1, por lo que cada vez que llega un adulto le tienen que ceder su sitio, no son bien recibidos en las partidas de adultos en torneo, etc., etc. ¿Es así como queremos sacar cantera?

  11. David Mejuto. dijo:

    Mis felicitaciones, !!enorme el articulo!! , me ha gustado el ejemplo del niño con la profesora y decirte que en mi tierra , por medio de la federación se esta iniciando el golf en muchos colegios..Repito Felicidades!!

  12. @gcarrerascanela dijo:

    Muy bueno, buenísimo. Añadiría que incluso a educado a otros mas mayores el golf, y también espero que los órganos competentes, pongan todo de su parte para acercar el golf a los niños, sin duda, el futuro de nuestro deporte.

    Espero que las cosas se hagan mejor, que por ejemplo, en mi zona, en la cual, se ha publicado el calendario de competiciones 2012 con una portada que pone “el golf en las escuelas” y que sin embargo, en mi provincia, que yo vaya a jugar me cuesta 100 euros, como voy a llevar a mi hijo?

    Un poco de coherencia por favor.

    Saludos!!!

  13. jeromegatupera dijo:

    Me ha parecido un post realmente brillante. Me hubiera gustado ser yo el que lo escribiera, porque aporta algo francamente importante a nuestro deporte, algo más allá del ocio.
    Las razones que da Álvaro sobre el valor educativo del golf son demoledoras, tanto que cuando vemos a un niño (e incluso hombre) que no respeta las normas, y cuya educación deja que desear, produce un efecto muy feo. Bajo mi punto de vista, más feo que en cualquier en otro deporte. Y ejemplos, creo que hemos visto todos.
    Lo dicho, enhorabuena Álvaro.

  14. ovidiov dijo:

    Brillante!! simplemente brillante!! Al que tan sólo añadiría una cosilla en el apartado de tomar las decisiones….Comprometerse con ese golpe, con esa decisión, que tan importante es para el golf y para nuestro día a día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *