Amarillismo

La semana pasada Gonzalo Fernández-Castaño ganó un torneo en China. Primera victoria española masculina en el 2013. Este hecho le hace colocarse en el trigésimo segundo puesto de la clasificación mundial. Su victoria me alegra de manera especial porque coincidí con él en un Madrid Masters disputado en la Real Sociedad Hípica Española Club de Campo en el año 2010.

Tan solo fueron unos segundos y cruzamos unas pocas palabras, pero estuvo muy amable y sonriente. Creo recordar que era su cumpleaños. Son pequeños detalles que hacen que sientas simpatía por el deportista y le desees los mejores éxitos. A su lado estaba Thomas Bjork, el cual me llamó la atención por su tamaño: si por televisión ya parece grande, en persona impresiona.

GFC, siempre simpático.

Pero me estoy yendo por los cerros de Úbeda, ya que no es el tema que quiero tratar. Este triunfo no ha tenido demasiada repercusión y, aunque me duela, lo comprendo. En realidad estoy seguro de que si preguntásemos en cualquier club de golf de España quién ganó el último torneo del circuito europeo disputado en Shanghai este domingo  nos llevaríamos una sorpresa desagradable. Aunque me temo que no sería tal sorpresa. A la mayoría de los jugadores no les interesa, así que no podemos esperar nada.

Kiko Luna se quejaba en Twitter de que no se le había dado cobertura a nivel nacional, afirmación que no es correcta, ya que, al menos en TVE1, María Escario sí mencionó la noticia. Probablemente sea debido a que ella es golfista, pero ello no le resta mérito. Eso sí, poco más se vio en las televisiones generalistas.  Si me pongo en la piel de un directivo de una cadena nacional, e intuyo que ni a la mayoría de los propios golfistas les interesa, posiblemente mi posición sería la misma: ausencia de información. El tiempo es muy valioso en televisión y el interés que despierta esa noticia se limita a muy escasos espectadores.

Claro que entre que no den información o que escriban el ridículo de titular que ofrecía el diario As en sus páginas, quizás sea mejor el ostracismo: “Fernández-Castaño gana 850.000 euros en China”. El propio Gonzalo y su mujer Alicia Carriles se quejaban en la red social del pajarito de semejante encabezamiento y tuiteaban la foto del artículo. Desconozco el resto de la crónica, y si soy sincero he de decir que se me quitaron las ganas de leerla.

El dichoso artículo.

No recuerdo haber leído nada similar en otros deportes. No me imagino un titular sobre una victoria de Nadal que refleje el importe ganado, como por ejemplo: “Nadal gana 1.000.000 de dólares en Indian Wells”. Lo que realmente importa son los méritos deportivos y es a lo que deben hacer referencia. Obviamente las victorias llevan consigo una dotación pecuniaria, ya que son profesionales que viven de ello, pero no creo que precisamente ese dato sea lo más destacable.

Me parecería bien si se menciona el tema de las ganancias dentro del artículo, porque la orden de mérito se mide en euros, pero de ahí a resaltarlo en titulares como lo más importante del logro no me parece correcto ni procedente.

Dada la fama de nuestro deporte, puedo imaginar lo que le debe de pasar por la cabeza a alguien que no juegue al golf y lea el As, y eso que es de suponer que el periodista se dedica a cubrir este deporte y tendrá sus conocimientos… Con amigos así ¿quién quiere enemigos?

No soy periodista, pero creo que es mejor no publicar nada antes que hacerlo desde un amarillismo que flaco favor hace a nuestro deporte. En fin, probablemente sea una pequeña rabieta mía, pero es un detalle que no me ha gustado y quería compartirlo con vosotros.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Torneos, Valores. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Amarillismo

  1. @TFBlaster dijo:

    Hola a todos.
    Lo primero que quiero decir es que cuando vi ese titular no podía dar crédito. Me pareció lamentable e injusto. Salvando a Mario Díaz de El Mundo, pocos periodistas son conocedores de los entresijos del golf. El problema es que mucha gente no ve a los deportistas como verdaderos profesionales. Creen que “juegan” a un deporte y cobran, cosa que se aleja de la realidad.
    He tenido la suerte de compartir una semana completa de entrenamientos con un jugador del Challenge Tour y puedo asegurar que trabajan más que muchos abogados, procuradores y notarios que conozco. Nos levantábamos muy temprano para empezar con preparación física, desayunábamos, al campo o campo de prácticas, puttingreen, vuelta a tirar bolas, comida, puttingreen, video, psicólogo, puttingreen y a cenar para caer reventado en la cama. Ese era un día normal en su vida, hiciera frío o calor, eso daba igual. Decía que en otras profesiones puedes parar unos días y volver como si nada hubiese pasado, pero en golf (y añado yo que en otros muchos deportes también), se aplica la frase que le escuche decir al gran entrenador Laureano, si no entrenas un día lo notas tú, si no entrenas dos lo notan los demás.
    Lo que no cuenta el periodista son las veces que Gonzalo y muchos pros, pierden dinero en un torneo por no pasar el corte porque ellos no cobran fijos como Tiger. Son PROFESIONALES, viven de esto y tributan a Hacienda como tales. Cuando se lesionan o se ponen enfermos NO INGEESAN NADA Y SIGUEN PERDIENDO DINERO porque tiran de lo que tienen ahorrado. Los top mundiales no se preocupan de sacar billetes económicos pero muchos miran hasta el último euro y buscan alojamiento económico para poder subsistir, no digo ganar más. Vuelan en compañías LowCost y haciendo trayectos por carretera más largos que algún camionero.
    Es por todo ello que cuanto más leo ese titular más indignado estoy por lo amarillista que es como bien dice nuestro amigo Javi.
    Para terminar decir que estoy con Ovidio: no creo que estén pensando en los golfistas cuando lo publican.

  2. Juan AKA @jmariguillot dijo:

    Están abonados al todo vale

    El Diario AS vende un 15% más de ejemplares por “culpa de / gracias a” la chica descocada que publica en su contraportada.

    Si no eres líder y careces de complejos, y no sabes por qué letra comienza la palabra auto-crítica, lo fácil es tirar de “pan y circo”. En estos casos, pechuga y sensacionalismo.

  3. ovidio dijo:

    No puedo estar más de acuerdo en los puntos tratados y aunque me parece la correcta, déjame que haga de abogado del diablo. Como bien dices, pocos golfistas (no partimos de una base de ni 300.000) siguen la competición de los principales circuitos y ante eso, quizás nos debiéramos preguntar: ¿quién es el público objetivo de esta noticia? ¿Somos los golfistas? Si la respuesta es no, que es lo que me temo, quizás la masa de lectores de periódicos como comentas, sólo quieren leer ese tipo de desinformación amarilla.
    Una pena, porque como comentas, ese tipo de titulares a los golfistas sólo hace que huyamos de ellos, pero a otra mucha gente, tan sólo hace falta darse una vuelta por algunas noticias para ver los comentarios, parece ser que les atrae. Pedir a un diario como el As que evangelice sobre el golf, me parece una utopía…
    Desde hace tiempo, cuando quiero leer un buen artículo de golf en medios generalistas o no especialistas en golf, miro la firma. Un ejemplo Mario Díaz en el mundo, sabemos como trata el golf y como es su visión sobre este deporte. Un placer leerlo, pero quizás Mario, como golfista que es, quiere leer la información que a él como golfista le gustaría leer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *